1. Determinar prioridades en tu vida

El entrenamiento y el deporte debe ser una de ellas junto a una alimentación equilibrada.

2. ¿Quién quieres ser en el futuro?

Es importante conocernos a nosotros mismos y cómo nos gustaría ser en el futuro. En esta visión seguramente estamos sanos, somos ágiles y sonreímos mucho, el deporte va a ayudar a que esa imagen se cumpla.

3. Organización

Son muchas las actividades que queremos que formen parte de nuestro plan de vida… de ahí la importancia de una buena organización de todas ellas. Puedes hacer una lista con todas las cosas que te gustarían hacer (tus prioridades), seguro que muchas de las acciones que haces actualmente no van a formar parte de este listado, así que tendrás tiempo para acomodar nuevas tareas.

Crea un cuadro de actividades semanal donde el deporte esté presente. Procura que sea una cantidad de tiempo realista y que puedes dedicar. ¿Qué dicen los expertos?

Recomendaciones mundiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la actividad física para la salud para la prevención de enfermedades no transmisibles (ENT)

Las recomendaciones de la OMS para adultos de 18 a 64 años de edad (los otros rangos de edad tienen otro tipo de recomendaciones que puedes ver AQUÍ) con respecto a las actividades físicas para nuestra salud son las siguientes:

La actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio (la playa, deportes en equipo, patinaje, baile…), de desplazamiento (bicicleta, aparcar más lejos para caminar, bajarte antes del transporte público…), en actividades ocupacionales (durante el trabajo), en las tareas domésticas y en deportes o ejercicios programados.

Para que mejoren las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y se reduzcan las probabilidades de padecer ENT y depresión se recomienda que:

  • Dediquen como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada. O dediquen un mínimo de 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana. O una combinación equivalente entre ambas intensidades y tiempo.
  • La actividad aeróbica se debe practicar en sesiones de 10 minutos de duración como mínimo.

Si se pretenden obtener aún mayores beneficios para la salud se recomienda:

  • Aumentar hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica o hasta 150 minutos semanales si es intensa. También se puede hacer una combinación equivalente.
  • Que dos o más veces por semana se realicen actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares: pecho o pectorales, espalda y piernas.

4. Pasa del pensamiento a la acción.

Da el paso. Es la única forma de vencer los miedos irracionales que puedan estar rondando por tu cabeza y darte la oportunidad de aprender más sobre ti. Además, hay profesionales que te pueden ayudar en todo lo que necesites.

Relacionados

Dejar un Comentario