Son muchas las personas que han buscado, y siguen buscando, la fórmula mágica del ‘crecepelo’. De ahí que se hayan creado tantos mitos y confusiones. Nos hemos propuesto dar luz en este tema para que prevalezcan los consejos útiles que ayudan a prevenir la caída del cabello y a fortalecerlo. Recuerda que las principales causas de su caída son la pérdida del cabello están relacionadas con el envejecimiento, la herencia y los cambios hormonales de testosterona.

Prevención de la alopecia

Para prevenir la caída del cabello hay que mantenerlo saludable. Sigue nuestros consejos para evitar una caída mayor de lo normal y que esté más fuerte y con brillo. Hay momentos donde esta caída es más pronunciada: la caída estacional, los desequilibrios hormonales, la menstruación, el embarazo, el periodo de lactancia o la menopausia. ¡Aprovecha para poner en práctica aún más estas pautas!

Dieta balanceada:

Una dieta que contenga todos los minerales y vitaminas que el cabello necesita es fundamental. Se pueden adquirir variando nuestro hábitos de consumo y que no falten verduras verdes, pescado, huevo, cereales integrales, fruta… En caso de padecer una carencia de alguna vitamina importante pregunta en tu farmacia para ayudarte a suplementar su falta con complementos alimenticios.

Descubre los “Nutrientes que necesita tu cabello”AQUÍ

La herencia del cabello:

Afecta más a los hombres y puede hacer que la calvicie llegue a edad temprana. Cuando se consigue un cabello saludable esperamos que se pueda retrasar sus efectos, al igual que otras enfermedades hereditarias. Aún así, se estima que el 80% de los hombres de más de 70 años tienen síntomas de calvicie.

El estrés no es amigo del cabello:

El estrés, tanto el físico como el emocional, puede ser la causa de una caída pronunciada o muy pronunciada del cabello. El efluvio telógeno suele disminuir tras 6 a 8 meses desde el factor estresante. Hay casos donde esta caída se puede volver prolongada o crónica.

Algunos episodios estresantes pueden ser: fiebre alta o infección grave, dar a luz, cirugías mayores, estrés emocional intenso, dietas drásticas (especialmente las bajas en proteina), algunos fármacos…

Hábitos de cuidado del cabello:

Los hábitos que ni nos hemos parado a cuestionar pueden ser la causa de por qué tu pelo se parte o no crece a la velocidad que te gustaría. ¡Presta atención!

  • Cepillado: utiliza un cepillo suave o de cerda ancha y no des tirones para evitar que el pelo se rompa. Comienza desde las puntas con suavidad hacia arriba.
  • Champú y acondicionadores: lava el pelo con un champú suave y retíralo todo bajo la ducha y con cuidado. Evita utilizar en exceso acondicionadores y mascarillas, lo necesario para cepillar tu cabello.
  • Secado: al salir de la ducha seca tu pelo con pequeños toques con la toalla. Evita mantenerlo encerrado en la toalla. El uso de secador y plancha van a afectar a la salud de tu cabello si los vas a utilizar no apliques nunca calor al bulbo del pelo en el cuero cabelludo.

 

Relacionados

Dejar un Comentario